sábado, 29 de noviembre de 2008

El corazón de la verde esperanza

Por estos días, dos personas conocedoras del tema ambiental han llegado a San Carlos. Son españoles que trabajan con la organización Green Heart, ubicada en Ibiza, y que han venido a desarrollar varios proyectos de educación ambiental en la zona norte.

La coordinación de los proyectos involucran a organizaciones ambientales de la región, como es el caso del Instituto Asís, centro de voluntariado, escuela de español y lugar rescate de animales, ubicado en Javillos.

La idea será replicar con estudiantes de primaria de San Carlos, los esfuerzos del programa lúdico-educativo que efectúan en Ibiza, llamado Resonancia. En este proyecto los niños y niñas aprenden sobre la importancia de proteger el ambiente de una forma activa: en contacto directo con el bosque y con los animales. Además, aprenden sobre manejo de residuos y en general de la forma en que la naturaleza cumple sus ciclos y procesos del cual los humanos formamos parte. Bien haría el Ministerio de Educación en establecer vínculos con organizaciones como esta, para desarrollar de una forma más vivencial, lo que por años, los estudiantes solo han conocido en el papel y no através de verdaderas prácticas de contacto con el medio que se quiere proteger.

Tener contacto con esta gente ha sido enriquecedor, porque vemos que hay experiencias exitosas de educación ambiental en otras latitudes y porque podemos valorar sus logros, como perfectamente alcanzables en nuestro país.

Más sobre Green Heart
Casita verde
Green Heart Music
Guía Greenheart Online: recomendaciones de sitios ecológicos y turísticos de Ibiza
Planet Friendly Websites
Green Ibiza Tours

publicado originalmente en la edición Diciembre de la Revista Digital Nortenlinea





2 comentarios:

Terox dijo...

Muy bueno... y sobre todo que trabajan con la juventud...

Julia dijo...

mucha gente en elmundo hace cosas maravillosas que no son expuestas en los medios de comunicación, es nuestro deber darles visibilidad, alimentar la esperanza.
Claro que el mundo cambia, y para bien, a ratos parece que va para atrás, pero es solo para coger impulso.
Ya verás.

Un abrazo Jaguar